La Smart City policial se extiende como un reguero de pólvora

Posted on


En marzo, levantábamos un trozo de velo que rodea todavía el proyecto orwell de la «Smart City™» marsellesa. Pero fuerza es de constatar que el caso de Marsella es sólo el árbol que esconde el bosque. Porque la policía predictiva y los centros de vigilancia policial dopados en Big Data crecen ahora en el teritorio francés. Una deriva que ilustra muy bien el caso de Niza : la ciudad de Christian Estrosi, grande obsesionado de la seguridad, llamó a Engie Inéo y Thalès, asimismo competidores en ese mercado en pleno auge, para dos proyectos que deben dar luz a la « Safe City™ » nizarda. Entonces, frente a esta huida hacia delante en las tecnologías de contol social que nuestros representantes asuman sin sonrojar, a la presidente de la CNIL le parece urgente de…seguir la situación. Lo que vuelve a permitirlo.

Todavía, este invierno, Christian Estrosi, alcalde de Niza, hizo hablar de él. Estaba muy orgulloso del contrato firmado con una empresa israelí para permitir, por medio de una aplicación smartphone, a los ciudadanos de hacerse auxiliares de policía. Solicitada por la consejería de la ciudad, la CNIL informó a final de marzo su oposición, denunciando la falta de base legal del dispositivo además de su perjuicio « desproporcionado » con derechos a la privacidad.

Pero esta pólemica transmitida en los medios de comunicación escondió lo esencial. Porque desde el año pasado, también Niza se prepara a convertirse en la Smart City™ del futuro apostando en unas alianzas con grandes empresas de tecnologías de control. Y no se habla de una pequeña empresa israelí. Se habla de Thalès, famosa, o de Engie-Inéo, una filial Big Data del grupo Engie (Suez) (en los cuales el Estado francés detiene respectivamente 26,4% y 32,76% de las cuotas). Tampoco no se habla de una sencilla aplicación permitiendo de elevar la vigilancia y la delación a nivel del 3.0. No. Soló se habla de los centros de control – comandos con toda la modernidad, capaces de analizar una multitud de bases de datos procedentes de servicios publicos o de empresas privadas, vigilar en tiempo real el espacio publico urbano y lo que se dice en las redes sociales, ser una policía « predictiva »…

En Niza, primera experimentación de Engie Inéo

De una parte, está el proyecto de Engie Inéo, una experimentación anunciada el verano 2017 (debíamos estar en la playa, de cualquier manera estuvimos equivocados), que se habría finalizada en febrero de 2018. El año pasado, la alcaldería presentaba el proyecto con esas palabras :

«ENGIE Ineo experimentará en Niza una solución global de seguridad sin precedentes : un centro de control y de comandos basado en una mesa táctil y táctico « DECIDE » y la plataforma SenCity.
El desarollo progresivo de ese dispositivo tiene por objeto de poner a disposición, en particular unas autoridades policiales, una plataforma táctica y táctil para asegurar una coordinación global en tiempo real.
(…) Apoyandose en los recursos locales y en el conjunto de los datos recogidos por la metaplataforma SenCity, (cámaras, potes escondidos, semaforos, mandos de alertas, controles de accesos de los edificios) ese dispositivo revoluciona las soluciones de seguridad puestas a disposición de los responsables.»

Está « totalmente sin precedentes», dijó Thierry Orosco, Director de las estrategias de seguridad de Engie Inéo. Esto se parece a equivocarse a lo que ocurre en Marsella, de lo cual apoyamos los peligros hace algunas semanas. En cualquier caso, esta « revolución » escribe una nueva etapa en la privatisación de fuerzas de seguridad, mientras que esas herramientas técnicas están llamadas a desempeñar un papel central no solamente en el derecho preferente de compra y la represión policial, pero también en la « gestión » de las fuerzas armadas. Como lo recuerda el primero sindicato de policiá en reacción al caso Reporty : « No está nunca bueno, en el plano moral, de transferir el servicio publico de la seguridad a unas personas privadas  ».

El equipo Thales sigue viendo el problema de cerca

En cuanto a Thales, parece estar en buena posición para proponer una nueva «  experimentación ». El mes pasado, de hecho, la consejería de Niza sufragaba una convención de experimentación « Safe City » (pdf), a pesar de los críticas de una parte de la oposición.

También Thales se ganó al barrio de la Défense en la provincia parisina. El grupo se enorgullece de su experiencia en el campo de la seguridad y del numérico. No, no se trata de la Plataforma nacional de las informaciones judiciales de las intercepciones (PNIJ) (quien, de golpe, es un fiasco total, muy costoso) Eso es «videovigilencia inteligente ».

La videovigilencia se convierte en « smart »

Es de moda. Después de haber gastado unas centenas de millones de euros para unas cámaras con resultados insignificantes, ahora los industriales soló juran por el análisis automatico de las images. El ministro del Interior, Gérard Collomb, hace poco todavía, se hacía el portavoz, mientras escribía el pasado 8 de junio en la represión de movimientos sociales (hablaba de ZAD y de huelgas). [ Zona de organización diferida prevista por la ley y hechos pasados con la zad del aeropuerto de Nantes, nuestra dama de las landas.]
Y el ministerio amargado de indicar :

«Sobre la explotación de las images y de identificacion de personas, todavía se tiene un margen de progresión. La inteligencia artificial debe permitir, por ejemplo, a detectar entre la gente, personas con comportamientos raros.1Fuente : periódico La Croix«

Se imagina, mañana, lo que facilitará el uso del reconocimiento facial en lazo con unos ficheros biometricos como el fichero TES en esos nuevos dispositivos represivos. Es no ceder a la facilidad decir que en este caso, China enseña el camino.

Hacía un « Waze de la seguridad »

En Niza, en el cuadro de este nuevo « Proyecto de experimentación Safe City » (pdf) votado por la Ciudad el mes de junio (que la Quadrature consiguió), Thales y el consorcio que dirige quieren ir mas lejos, haciendo el « Waze de la seguridad » a la manera del Big Data. Para ayudar los representantes, se trata de recopilar el máximo de datos existantes y de buscar las corelaciones y los señales debiles » (p. 23), de « desarollar los nuevos algoritmos de analisis y de corelacion permitiendo entender mas una situación y de desarollar capacidades predictivas » (p. 24). Como en Marsella, la vigilencia de las redes sociales y otros « datos abiertos » están en juego, especialmente para los « textos cortos y mal escritos » de Twitter y que las herramientas de semantica analisarán para ayudar en la gestión de la gente, con el analisis de los rumores, y el « seguimiento de las acciones de algunas personas o gupos de personas » (allí, el especialista del consorcio es la empresa GEOLSemantics).

Les partenaires du projet « Safe City » piloté par Thales.

Ciertamente, hasta ahora, todo esto se aparente principalmente a un discurso de marketing listo para electos en mal de sensacional. Esos proyectos son exactamente unas experimentaciones, con unos «casos de uso  » en aparencia limitadas. De hecho, permiten a esos grandes grupos de financiarse por los estados y las colectividades francesas, con ayuda de europa2EN el proyecto marsellés, 500 000 euros vienen de fondos FEDER dedicado a la cohesión de los teritorios europeano (ver PDF). o del banco publico de inversión3 La BPI finanza el proyecto de experimentación en Niza, según la deliberación de la Consejería local., su investigación y desarollo, y de diponer de demonstraciones para alimentar sus propagandas de marketing en el uso de la seguridad.

Smart City policial, realpolitica industrial ?

Para esos grandes grupos francés y su institucionalidad tal cual el CoFIS (el comité de la filiera industrial de seguridad, organisada al nivel del ministerio del interior), en efecto se trata de posicionarse en el mercado en pleno auge de la Smart City, mientras que las grandes multinacionales americanas como Google o, chinas como Huawei están en emboscada].

Porque todo esto evidentemente está bien más allá del campo de la seguridad. Por el objetivo, el conjunto de los servicios publicos están afectados, de los transportes hacía la energía pasando por la administración de las basuras. Sobre todos esas temas, unas empresas como Thales o Engie Inéo esperan que las ciudades harán explotar sus presupuestos. Y Pierre Cunéo, en carga de la estrategía, investigación y tecnología de thales, estraña que « por el momento ninguna ciudad pide de poner todo en redes (…) Toso esto se refiere a la seguridad. Los presupuestos de ciudades no permiten todavía hacer mas » Allí también, esos proyectos de experimentación tienen valor de prueba para unas estrategías de seducción, y convertir ademas los servicios publicos en sus «soluciones» y hacerlas todavía mas dependientes de la experencia privada. Por fin muchos contratos publicos.

Pero volvemos a la policía. Si, en Estados Unidos, las incursiones cada vez más marcadas de los GAFAM en el complejo militaro-industrial generan oposiciones en interno4Ver por ejemplo los casos de Google o de Amazon, no se espera mucho de parte de los empleados de grandes empresas asociadas desde mucho tiempo a las politicas de seguridad (pero si nos equivocamos, los lanzadores de alerta pueden escribirnos o contestar al párrafo de Mediapart !).

En Niza, alrededor del proyecto de un Big Data policial, Estrosi «apoya también un contexto económico favorable a la novedad reforzando sus colaboraciones con grandes grupos industriales, unas PME y otras startups locales, en particular junta a la red de la Tecnología Francesa, además con el mundo de la investigación y de la enseñanza» De facto, los actores que participan al desarollo y a la banalisación de esas herramientas están numerosos. Con la investigación, el origen y la estructura de la financiación y las conciliaciones marcadas en el campo de la seguridad y universitarias son un verdaduro problema que debería llamar la atención ( varias soluciones propuestas en Niza por el consorcio de Thales son una finalidad de los proyectos de investigación de la comisión europeana o de la Agencía nacional en investigación). Cuanto a la Tecnología Francesa, quizás le gustaría, en un futuro cercano demostrar su voluntad de no convertirse en «el juguete de las espías» ? Quizás.

La CNIL expectante

En el Sur-Est, estamos acostumbrados a los delirios de la seguridad pública. Pero que no se equivoquen : todo el mundo riesga de conocer esto en un futuro cercano. En Toulouse, en Valenciennes, en Paris, en Dijon, unos iniciativas similares están listas o en curso de serlo. La ola de la Smart City policial cae sobre Francía.

En enero, la Quadrature escibía a la CNIL para pedir una cita y hablar del acción del gendarme de la vida privada en sus ficheros, y en particular con el caso marsellés. El trabajo del comité de prospectiva de la CNIL el año pasado5«Smart City y Datos Personales ? : Que retos de Politicas Publicas y de Vida Privada ??», CNIL, Octubre de 2017. . https://www.cnil.fr/sites/default/files/atoms/files/cnil_cahiers_ip5.pdf, así que la «judisprudencia» Reporty que enseñaba la falta de base legal, daba lugar a una oposición clara en el conjunto de esos proyectos. Después de varios pedidos y recordatorios, finalmente recibimos un correo fin de junio, que enfrió nuestras esperanzas. Isabelle Falque Pierrotin, presidente de la CNIL, nos escribió :

«La CNIL quiere enseñar en particular su vigilancía cuanto al desarollo de dispositivos de este tipo que, evidentemente, son susceptibles de generar riesgos elevados para los derechos y las libertades de las personas. (…) Mandé al alcalde de Marsella un correo apoyando la imperiosa necesidad de tener en cuenta el nuevo cuadro jurídico en relación con la protección de los datos personales, tal que escrito en la Directiva (UE) 2016/680 y del Reglamiento (UE) 2016/679 del Parlamiento europeo y del Consejo.
Tratandose de un proyecto destinado a explotar con importancía unos datos potencialmente personales y con sensibilidades particular ( infraciones, salud, situación social, localisación, opiniones, etc.), Por medio de una herramienta tecnologica con un mecanismo de informaciones recopiladas de varios fuentes y con fines diferentes, integrando igualmente actividades de vigilancía, de evaluación y de predicción, llamé en particular su atención en la obligación de proceder a una analisis del impacto del tratamiento previsto sobre la vida privada y las libertades de las personas interesadas.

La comisión seguirá atentamente la manera en la cual la Ciudad apreció la pertinencia y la proporcionalidad de datos y operaciones en las que ella estudia la posibilidad de recurrir, como la contabilidad de los fines de reutilisación de esas informaciones con las que presidieron a sus recopilaciones. La comisión se centrará también en controlar que el uso de ellas, en las condiciones previstas, no se chocan con disposiciones legales que encuadran su tratamiento y si los intereses legítimos de los individuos han sido bastante tomados en consideración. Por fin, la comisión estará muy atenta a las medidas técnicas y organizativas del liderazgo, tomadas por la ciudad para garantizar a las informaciones un nivel apropiado de seguridad. »

«Vigilencia», «análisis de impacto», «supervisión atenta». Tanto el diagnóstico técnico está justo, tanto la repuesta esbozada se emparienta con un permiso inquietante. Para nosotros, al considerar la base de documentos obtenidos, es evidente que en la ausencia de un marco legislativo ad hoc, y como lo apoyaba la CNIL ella misma en el caso Reporty6En marzo, la CNIL estimó así : «Con respecto a los riesgos elevados de vigilencía de las personas y de violación de la vida privada que podría resultar de un uso no controlado de dicho dispositivo, entonces la CNIL estimó que fuera altamente deseable que dicho dispositivo haga el objeto de un liderazgo legislativo específico ; además concluó que la proporcionalidad del dispositivo REPORTY no estaba garantizado»., esos dispositivos son ilegales. Cuando todo el mundo se burla de la entrada en vigor de los nuevos textos europeanos sobre la vida privada, es por lo menos sorprendente de ver esas nuevas técnicas fundamentalmente en contra de los grandes principios que forman esos textos imponerse en el corazón de nuestras ciudades.

Cuanto a la investigación de impacto sobre la vida privada que la CNIL propicia, los proyectos en cursos no lo permiten (o sino en algunos términos muy imprecisa). Si finalmente se organizan, todo indica que los contratistas elegidos tendrán que hacerlo al final de estas experimentaciones…Esta postura expectante de la CNIL sólo permite de temporizar, el tiempo que el Ministro del Interior nos haga un proyecto de ley sobre la » policía 3.0″ importante por Gérard Collomb, para legalizar todo7 Para el ministro, la «policía 3.0» nos manda a «la visión que debemos tener de una policía y de una gendarmería que deben cada vez adaptarse a las evoluciones tecnologicas y al mundo de las redes» (fuentes). Ver también : Gerric Poncet, «Gérard Collomb ? : » Los delicuentes numéricos se afrontarán a la policía numérica» «. Le Point, Febrero de 2018.
http://www.lepoint.fr/politique/gerard-collomb-a-delinquance-numerique-police-numerique-08-02-2018-2193250_20.php.

Total, si se quiere evitar ser puesto otra vez delante del hecho consumado (como en 2015 con la ley información), esto no es la vigilancia que hacemos falta, es una moratoria sobre el conjunto de estos proyectos de Smart City policial. Y gente que, en el mismo sitio, pueda tener en jaque estas tecnocracias obsesionadas por el control social.

References   [ + ]

1. Fuente : periódico La Croix
2. EN el proyecto marsellés, 500 000 euros vienen de fondos FEDER dedicado a la cohesión de los teritorios europeano (ver PDF).
3. La BPI finanza el proyecto de experimentación en Niza, según la deliberación de la Consejería local.
4. Ver por ejemplo los casos de Google o de Amazon
5. «Smart City y Datos Personales ? : Que retos de Politicas Publicas y de Vida Privada ??», CNIL, Octubre de 2017. . https://www.cnil.fr/sites/default/files/atoms/files/cnil_cahiers_ip5.pdf
6. En marzo, la CNIL estimó así : «Con respecto a los riesgos elevados de vigilencía de las personas y de violación de la vida privada que podría resultar de un uso no controlado de dicho dispositivo, entonces la CNIL estimó que fuera altamente deseable que dicho dispositivo haga el objeto de un liderazgo legislativo específico ; además concluó que la proporcionalidad del dispositivo REPORTY no estaba garantizado».
7. Para el ministro, la «policía 3.0» nos manda a «la visión que debemos tener de una policía y de una gendarmería que deben cada vez adaptarse a las evoluciones tecnologicas y al mundo de las redes» (fuentes). Ver también : Gerric Poncet, «Gérard Collomb ? : » Los delicuentes numéricos se afrontarán a la policía numérica» «. Le Point, Febrero de 2018.
http://www.lepoint.fr/politique/gerard-collomb-a-delinquance-numerique-police-numerique-08-02-2018-2193250_20.php.